La columna de Gabriel J. Perea R. – 2


Como todas las semanas intento ponerme al día en cuanto al acontecer nacional e internacional y ofrecer humildemente mi opinión en sobre algunos temas con el único objetivo de contribuir a una sociedad más justa. Aunque parezca que somos voces solitarias en el desierto de la decadencia intelectual donde el único sonido que parece tener algún impacto en la población es el sonido del no me importa.

Aun así, no podemos darnos por vencidos, aunque todos los que nos rodean están más atareados con el arduo existir intentando mantener una vida decorosa. Debemos seguir clamando en el desierto, alguien escuchará.

Esta semana después de tanto recapacitar y ver día a día, conferencia tras conferencia sobre el estado y evolución de la pandemia, creo que como muchos hemos llegado a la realidad inevitable. Esto no lo va a detener nadie, así como sentencian los expertos, no importa los recursos que se inviertan, no importan las medidas que se apliquen. El mundo no estaba preparado para esto y cuando se logre algún tratamiento o vacuna eficaz habrá pasado algo de tiempo.

Y mientras ese tiempo trascurre la economía se derrumba. Aunque parezca difícil el tiempo de #QuédateEnCasa ha terminado y comienza otra etapa, la etapa del #ElVirusLoParasTú. Le toca al gobierno cambiar de estrategia intentando el equilibro mortal.

A %d blogueros les gusta esto: