Las organizaciones del futuro


Gabriel J. Perea R. |

Todos los indicadores ya sean económicos, sociales, ambientales o políticos indican que el mundo avanza a ritmo acelerado y ante este escenario el mayor desafío que enfrentan las organizaciones empresariales es seguir siendo competitivos y mantenerse creciendo de forma rentable en un ambiente turbulento. 
Las organizaciones que logran mantenerse son debido a su eficiencia por encima de su capacidad estrategia. Son organizaciones que sacan partido de las oportunidades esquivando las amenazas con rapidez lo que las convierte en saltadores olímpicos de obstáculos hasta que alguno sea demasiado alto para superarlo.
La diferencia para no ser una organización olímpica radica en gestionar la complejidad del mercado empresarial identificando tempranamente los riesgos y oportunidades, formulando estrategias e iniciativas que resulten innovadoras con agilidad e incorporarlas en la práctica con rapidez.  
Este proceder no puede ser una tarea quinquenal y casi ni anual debe ser un proceder continuo de acuerdo con las circunstancias porque la organización empresarial que no revisa constantemente su rumbo y realiza los ajustes operacionales necesarios por difíciles que parezcan se enfrentara a una situación de peligro inminente.  
En el pasado los cambios ocurrían lentamente y eran predecibles las organizaciones empresariales rara vez revisaban sus estrategias solo cuando veían obstáculos obvios. Hoy en día con la velocidad que ocurren los cambios obliga a la revisión continua para mantenerse en la carrera de las organizaciones del futuro que logran sobrevivir a la ferocidad de la competencia.
A %d blogueros les gusta esto: