En tiempos difíciles


Por: Gabriel J. Perea R. @elistmopty

En tiempos difíciles, donde la incertidumbre amenaza la rentabilidad y la liquidez de las empresas, el secreto de la continuidad del negocio y el de mantener los números en negro consiste en saber con precisión cómo es que la empresa genera dinero, cuál es el rubro que determina las ganancias o las pérdidas y lo que realmente representa el motor de su producción.


Conocido eso, todos los componentes de la empresa deben gestionar no ir en contra de este objetivo, ni estar en contra de la cultura corporativa, sino encaminar todos sus esfuerzos en contribuir a los objetivos de la compañía. En este sentido, existen factores como la tecnológica que en vez de convertirse en facilitadores de las metas empresariales son serios obstáculos para alcanzarlas.


Conceptualmente, los departamentos de Tecnología son considerados generadores de gastos y no de ingresos. Concepto apoyado en que en muy pocas ocasiones los proyectos por estos efectuados no son fácilmente cuantificables y las perspectivas de reducción de costos casi nunca son cumplidas; por el contrario, cualquier innovación es vista como el habitual enamorarse de la Tecnología por parte de los profesionales de la Informática.


Con la actual desaceleración mundial las empresas deben ajustarse el cinturón y revisar cualquier plan elaborado antes de la crisis financiera. En algunos casos, cuando el resultado no estaba muy claro, no estaba garantizado, o era una muy buena idea sin números que la acompañaran, hay que desecharla, y, de ser necesario, comenzar de cero.


Sobre ese escenario, los departamentos de tecnología presentan oportunidades para encontrar cómo reducir costos si no producen ingresos tangibles. Deben eliminarse los planes de renovación de equipos a menos que sean estrictamente necesarios, si el reemplazar un equipo no entorpece el negocio, no la reemplace. Considere la utilización de programas y licencias más económicas. Prescinda o difiera la adquisición de nuevos productos tecnológicos.


Teniendo claramente qué es lo que produce dinero a la empresa, examine si su estructura de personal de Tecnología responde a ese objetivo; y si no es así, reestructúrela. El desafió es cómo transformar sus departamentos de tecnologías en proveedores de bajo costo, con la calidad que requiere y enfocándose en actividades cruciales para la empresa.
A %d blogueros les gusta esto: