La estafa del precio del combustible


Por: Gabriel J. Perea R. @elistmopty

Los consumidores estamos sometidos a un régimen de estafa por parte de las gasolineras. Es una estafa ilusoria pero nada sutil. Los personeros del gobierno anuncian cada dos semanas el precio de paridad, el cual es sugerido y para nada obligatorio. Cuando esto ocurre suceden cosas que atentan contra la inteligencia y el respeto ciudadano.

Si el precio anunciado es una alza, esta se refleja inmediatamente al unísono en todas las gasolineras, y antes de que esto ocurra ya en algunas te vienen con el cuento de que no tienen gasolina, cuando aplican el aumento inmediatamente la gasolina reaparece sin observar ningún camión que abastezca las gasolineras.

Independientemente que las gasolineras sean de diferentes compañías, todas aplican precios iguales o muy similares solo con diferencias de uno o dos centavos por galón.

De forma contraria si el precio es una rebaja, el ajuste demora tanto como la gasolinera sienta que no le están comprando, y cuando lo aplican nunca es de acuerdo con la cantidad anunciada, es en ocasiones solo aplican el 50% de la rebaja.

Cuando se aplica la rebaja, semana a semana se va incrementando uno o dos centavos, hasta alcanzar un precio que de ocurrir una rebaja deja el precio en los mismos niveles. La conclusión es que estamos pagando el mismo precio promedio, las rebajas y alzas no ayudan en nada al bolsillo y no podemos hacer nada por el cuento de la libre oferta y demanda. Nuestro gobernantes siguen contribuyendo al enriquecimiento de las grandes petroleras, sin mencionar que algunos puedan tener acciones en las compañías distribuidoras de gasolina.

La alternativa es nada practica, eso de estar a la caza de que gasolinera tiene el precio mas bajo, no es una solución, puesto que solemos cargar gasolina en las estaciones que se encuentran en nuestras rutas diarias, así que de nada nos sirve que una estaciones de gasolina al otro extremo de la ciudad tengo los mejores precios.

Esta situación continuara hasta que los ciudadanos estemos dispuestos a seguir aguantándonos que nos traten de esa forma y no empecemos a darle la oportunidad a verdaderos políticos que estén dispuestos a ganarse un puesto de elección popular con el compromiso de enfrentar y corregir esta situación, el combustible es un bien de consumo masivo imprescindible para la vida civilizada, y su precio debe ser regulado. La solución esta en nuestras manos y en nuestros votos. Si los políticos no legislan para nosotros los ciudadanos, no deben contar con nuestro apoyo…..FUERA.

A %d blogueros les gusta esto: