¿A quién creerle?


Gabriel J. Perea R. |Mié, 22/03/2022 – 04:08

PODCAST: ¿A quién creerle?


El ciudadano del siglo XXI está más informado que nunca en la historia o será que esta más malinformado de lo inimaginable. Todo dependerá de la fuente y su credibilidad, si es que ese concepto aún existe y se respeta. 

Es difícil en estos tiempos sostener una mentira o defender una verdad. Sea lo que sea en cuestión de minutos será desmentido, afirmado, corroborado por alguien.

La información se ha convertido en un elemento poderoso, imparable e ingobernable. Cualquier intento por regularlo se convertirá en un atentado contra la libertad de los ciudadanos de escuchar y creerle a quien les parezca.

Pareciera que todos mienten o todos dicen tener la verdad incuestionable. Medios de comunicación, escrita, televisada y digital se pelean salvajemente para ser fuentes de credibilidad y de paso ganar dinero vendiendo anuncios. Pero esa credibilidad se estrella cuando se escarban las bellas portadas de sus flamantes presentaciones y se descubren sus raíces, a quienes pertenecen, quienes las financian o a que corriente apoyan.

Solo basta con hacer un simple ejercicio de verificación de algún suceso y vemos que dependiendo del medio la misma información varia, es matizada o increíblemente es totalmente diferente. El más claro ejemplo es la guerra de Ucrania.

Dependiendo a que polo de poder favorece el medio, la causa, sus efectos y los involucrados son presentados con diferentes perspectivas.

Afortunadamente por más que se intente ocultar, tergiversar o manipular la información sale a relucir en alguna parte, de alguna forma, por algún personaje que no se comió el cuento y saca su propia versión del hecho. La verdad ya no tiene dueño.